Fergie se acerca a la idea de conseguir su propio sello discográfico, montar su álbum “Double Dutchess” e intentar equilibrar su vida y su trabajo y descubrir lo que tenía que decir sobre intentar hacerlo todo.